Ir al contenido principal

URANO, NEPTUNO Y PLUTÓN VERBENERO

Tras un cierto esfuerzo, por fin Alfonso López Borgoñoz pudo pillar el miércoles 15 de octubre de 2014 el planeta Plutón con el telescopio C14 y la cámara Canon EOS 550-D desde el Observatorio de la Agrupación Astronómica de Castelldefels, situado junto Cal Ganxo.

También pudo fotografiar Urano y Neptuno, con alguna de sus lunas. Bajo cada imagen, una copia de la misma con detalles del los planetas y satélites observados.





Simulación del programa Stellarium para encontrar la ubicación de Plutón el miércoles 15 de octubre a las 19,35 h TUC (hora oficial 21,35 h).

Urano


Neptuno




Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA EXCELENTE IMAGEN DESDE HADLOW DE LA ESTACIÓN ESPACIAL

Ramón Hartopp-Sancho ha podido obtener esta foto extraordinaria del paso sobre Hadlow (Kent, Reino Unido) de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) durante la madrugada del 1 de agosto de 2014 a las 02:18 horas TUC (03:18 h oficial del Reino Unido), con una cámara Canon EOS  EOS 600D D-SLR, con una sensibilidad de ASA 400 y una velocidad de 1.200 segundos, sin trípode, usando una lente de 300 mm con un Duplicador 2 X. Luego, fue retocaca con PICASA 3 y Paint Shop Pro 8.

Vistas de Júpiter, captadas desde Barcelona

Unas extraordinarias imágenes de Júpiter, en las que se contempla con sumo detalle sus diferentes bandas, captadas por Carles Tudela desde Barcelona el pasado sábado 8 de abril (la primera) el martes 18 de abril (la segunda), el martes 4 de abril, el martes 29 de marzo y el viernes 17 de marzo de 2017

El mito de la SuperLuna, o el escaso conocimiento científico de algunos medios de comunicación

Antonio Bernal nos hace llegar esta comparativa del tamaño aparente de la Luna en el Cielo en el último cuatrimestre de este año 2016.  Como se ve, es verdad que la Luna del 14 de noviembre fue más grande aparentemente que cualquier otra Luna de este año o de los últimos 80 años. Pero también es verdad que ello fue imposible de comprobar a simple vista por nadieque mirara esa noche a nuestro satélite desde la calle, ya que era inapreciable.  Sólo nuestra particular percepción de la misma, según fuera su altura sobre el horizonte, nos pudo inducir a creer ver cambios en su tamaño aparente.